30 mar. 2012

Alemania, ¿a las puertas de un brote neonazi?

Aunque son minoritarios, algunos grupos de la ultraderecha se están expandiendo y se han convertido en una preocupación para las autoridades. El peligroso papel del partido nacionaldemócrata y la policía




La denuncia por parte de miles de usuarios de Facebook de los mensajes de odio en la página del partido NPD, que llevó a la compañía a cerrar su acceso, no es más que una nueva evidencia de la proliferación de una amenaza que se cierne sobre el país. Las células afines al nazismo están bajo la lupa de la Justicia y el Gobierno.

La alarma se prendió cuando en noviembre de 2011 se conoció el vínculo del grupo conocido como Zwickau con los asesinatos de ocho inmigrantes turcos y uno griego cometidos entre 2000 y 2008. Y si eso salió a la luz fue porque dos de sus miembros se suicidaron y un tercero se entregó.

En una grabación, el trío se atribuía esos homicidios y se describía a sí mismo como el Partido Nacional Socialista Clandestino. Al igual el movimiento que lideró Adolf Hitler, éstos dijeron haber actuado para servir a la nación alemana y a su pueblo.

El asunto dominó las primeras planas de la prensa local, que describió el hecho como el mayor escándalo desde la posguerra. Varios reportes sugirieron incluso que existía complicidad de la policía, que se suponía que investigaba denuncias de ese tipo desde hace muchos años.

De acuerdo con la BBC, allegados a la canciller Angela Merkel reconocen que hubo errores. "Ha habido graves señales de extremismo de derecha y no les hemos dado la importancia debida. Por lo tanto, ahora, figuran muy alto en nuestra agenda política", admitió Peter Altmaier.

Una investigación de ese medio británico señaló que los nazis modernos ya no presentan características tan identificables como antes. No llevan las habituales botas ni se rapan sus cabezas. En cambio, visten corbatas y según los han caracterizado suelen ser profesionales o estudiantes de las clases medias y altas.

Los grupos neonazis se esfuerzan por esconderse, pero eso no ocurre con toda la ultraderecha. Mientras las llamadas Fuerzas de la Libertad no paran de ganar adeptos, otros, como los denominados Los Inmortales, suelen realizar marchas públicas, aunque se cuidan de tapar sus rostros con máscaras y vestir túnicas negras. Y las concentraciones se disuelven rápidamente cuando llega la policía.

"La visión extrema siempre ha mantenido que debemos tener gente dispuesta, hábil y entrenada, en caso de que haya una guerra civil. La propaganda nazi siempre ha hablado de guerra civil. La perspectiva es armada, es militarista", dijo a la BBC un ex líder neonazi que pidió permanecer en el anonimato. "El entrenamiento armado se lleva a cabo en la clandestinidad. En el mundo árabe, por ejemplo, con libertad de movimiento allí. La extrema derecha se ve a sí misma como un movimiento libertario", agregó.

A estos grupos los une el descontento del actual estado alemán. Reclaman una Alemania para los alemanes. Son nacionalistas. "Queremos proteger nuestra cultura, nuestro país, nuestra religión", explicó uno de ellos.



-- wwwformy vía Ipad

No hay comentarios:

Publicar un comentario