11 oct. 2012

Cuatro movimientos de toda 'chica mala'

Si buscas cómo ser más osada en la cama o quieres sorprender a tu chico, sigue estas técnicas.

Esta noche se trata de perder inhibiciones y demostrarle a tu chico unos cuantos trucos nuevos que seguro le encantarán.
No siempre es fácil despojarse de la timidez y volverte un poco osada, pero la reacción de tu chico, prometemos, valdrá la pena.

Una de las fantasías sexuales masculinas más comunes es la de toparse con una mujer que tome la iniciativa y ejerza el control.

Así que nos pusimos a investigar y encontramos que hay cuatro técnicas para iniciarte en el excitante arte de ser una chica mala, ¿te animas?

No te quites los tacones: Tener sexo con tu chico usando sólo ese par de stilettos que te acabas de comprar puede acelerar su pulso. Los tacones son de lo más sexy para un chico, además de que estilizan tu figura (levantan tu trasero) y descubrirás que te harán sentir muy segura de ti cuando te quedas desnuda.

Desnúdalo con boca: Eleva la temperatura del ambiente quitándole la ropa sin utilizar las manos. Ante sus ojos serás una femme fatale y puedes combinar el ritual con besos y caricias. Te recomendamos usar poco maquillaje y preferentemente olvidarte del lipstick.

Véndale los ojos: Cuando los besos comiencen a subir de tono, saca una mascada que tengas preparada y cubre sus ojos. El no poder verte mientras lo besas o le das sexo oral lo llevará a las nubes porque se sentirá un poco a tu merced.

Ponte a girar: Cuando estés en posición de vaquerita, dale un toque picante girando sobre él hasta quedar de espaldas. El grado de dificultad está en que él no debe salirse. Hazlo lento, un cuarto de vuelta a la vez y acomodando tus piernas poco a poco.

¿Otro reto? Vuelve a la posición original, pero por el lado contrario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario