12 oct. 2012

Libertad e independencia de la prensa: cuarenta y cuatro años después

-DENUNCIA-

Guinea Ecuatorial cumple hoy, 12 de octubre de 2012, cuarenta y cuatro años como país independiente. Durante este período, la ex colonia española no ha sido capaz de enderezar su soberanía, que sigue secuestrada como en tiempos coloniales, si bien por los propios nativos. Los dos únicos presidentes que ha tenido, Francisco Macías Nguema [12 de octubre 1968-3 de agosto 1979] y Teodoro Obiang Nguema, sobrino del anterior [3 de agosto 1979 -], sobresalen por sus excesos de poder, que mantienen derrumbado el país en la sombra de los derechos y de las libertades. La dictadura brutal y sanguinaria impuesta por el tío en los primeros once años, no sólo ha sido mantenida por el sobrino durante más de treinta y tres años, sino éste ha urdido una tiranía asfixiante, minada por la violación sistemática de los derechos humanos y de todas las libertades inherentes a un Estado, donde la corrupción y el nepotismo rivalizan y hunden cualquier esperanza hacia la senda democrática. Las dos dictaduras han sido especialmente inmisericordes a cualquier intento de libertad de prensa, información; de opinión, expresión o manifestación.

Libertad e independencia de la prensa: cuarenta y cuatro años después.

Cuando Guinea Ecuatorial accede a la independencia el 12 de octubre de 1968, era, según todas las estadísticas, el país negroafricano con el mayor elevado nivel de vida. La vieja metrópoli, España, entonces bajo la bota militar de Francisco Franco, ensayó en ultramar el pluralismo político. En 1964, cuatro años antes de la independencia, Guinea Ecuatorial era una Comunidad Autónoma de España con variados partidos políticos que elaboraron la Constitución que regirá el nuevo Estado independiente.

Las primeras y únicas elecciones democráticas, libres y transparentes que han tenido lugar en el país se celebraron a un mes de la independencia y el primer Gobierno fue el reflejo de sus resultados. Un Gobierno de unión nacional que integró a miembros de todas las formaciones políticas que participaron en la contienda electoral.

En materia de prensa y de información, circulaban desde hacía años dos periódicos y una revista semanal de tirada nacional. Ebano, Potopoto y La Hoja del Lunes, que gozaban de independencia redaccional. En la rama audiovisual funcionaba la Radio Nacional, a través de sus emisoras de Malabo y Bata. En 1967 se puso en marcha la Televisión Nacional.

El cinco de marzo de 1969, bajo la excusa de un supuesto golpe de Estado, todo se dio al traste hasta nuestros días.

El revés político del cinco de marzo de 1969, es decir, cinco meses tras la independencia, barrió la soberanía y todo lo que ella conlleva. El recién elegido presidente, Macías Nguema, anuló la Constitución de 1968 y se convirtió en dictador inclemente. El líder de acero.

Los ciudadanos que [durante el período 1957, que marca la provincia; 1964, la autonomía y 1968, la independencia] se habían acostumbrado a manifestar libremente sus opiniones, a debatir abiertamente, a organizar mítines en plazas y poblados, se callaron de un plumazo, como si esperando que el estado de sitio impuesto terminaría con el correr del tiempo. Éste correr del tiempo es el que los guineanos siguen esperando hasta la fecha, implorando por una solución salomónica que ponga fin a las dictadura y tiranía impuestas por tío y sobrino desde cinco de marzo de 1969. Pero no parece que cuarenta y cuatro años vayan a ser suficientes para restaurar la libertad democrática en Guinea Ecuatorial…

Fuente

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario