13 oct. 2012

Polémica por otro aborto a una mujer violada

Los médicos de un hospital se negaron a cumplir la ley por "objeción de conciencia". De todos modos, la intervención finalmente se llevó a cabo.

Luego de que la Corte ordenara ayer practicar el aborto no punible que se había suspendido en el hospital Ramos Mejía, surgió otra polémica por un aborto en el hospital San Martín de La Plata. Lo solicitó una prostituta que fue violada y quedó embarazada, pero los médicos se negaron a practicarlo argumentado "objeción de conciencia". Tras conocerse el caso, las autoridades provinciales confirmaron que la práctica se hizo este mediodía en el mismo centro de salud.

La denuncia de que los médicos se negaron a intervenir a la mujer la hizo la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (AMMAR). Afirmaron que los profesionales se negaron planteando una "objeción de conciencia" porque la mujer, embarazada de 10 semanas, "es una trabajadora sexual", aseguraron.

Claudio Ortiz, director de Hospitales de la Provincia, contó a Clarín que la mujer se había internado el fin de semana sin ningún inconveniente para realizarse el aborto, pero por un problema personal dejó el hospital. Volvió el miércoles, acompañada por integrantes de AMMAR, una asistente social, un abogado y un médico. 

Entonces, no se pudo realizar el aborto porque "hubo alguna diferencia con alguien del equipo", admitió el funcionario, quien lo atribuyó a un "malentendido". Aclaró que al recurrir las integrantes de AMMAR a la dirección del hospital se destrabó la situación y que este mediodía la práctica ya había sido comenzada e iba a resolverse en las próximas horas.

El protocolo vigente en la Provincia desde el 17 de julio admite la objeción de conciencia de los profesionales, pero señala que ésta no puede traducirse en "derivaciones o demoras que comprometan la atención de la requirente". Y establece que el hospital debe organizar el servicio "tanto para las funciones programadas como para las de guardia de emergencia" para garantizar este derecho.

Según Ortiz, los servicios de los hospitales bonaerenses están organizados y desde el Ministerio están capacitando a los médicos en este tema que, aseguró, implica "un cambio cultural muy importante en la sociedad y también en los profesionales médicos". Y no descartó que en este caso puntual pueda haber influido la suspensión por orden de una jueza del aborto que iba a realizarse el martes en un hospital porteño. También aclaró que no hay previstas en principio sanciones para los médicos que participaron de la atención del caso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario