30 mar. 2012

Suu Kyi denuncia la violencia y la intimidación en los comicios birmanos




La líder del movimiento democrático de Birmania, Aung San Suu Kyi, ha denunciado este viernes casos de violencia e intimidación contra los candidatos de su partido que concurren a las elecciones legislativas parciales del domingo.

Suu Kyi, aparentemente recuperada del agotamiento que le obligó a interrumpir el último tramo de su maratoniana campaña electoral por las regiones en la que hay escaños en juego, ha asegurado que los comicios no son libres ni justos para la Liga Nacional por la Democracia (LND), la formación política que encabeza.

"Si tenemos en cuenta lo que ha estado ocurriendo aquí en los últimos meses, no creo que podamos considerar que estos son unos genuinos comicios libres y justos", destacó la Nobel de la Paz en rueda de prensa celebrada en el jardín de su residencia de Rangún.

Suu Kyi y otros 43 miembros de su partido persiguen conseguir con el voto en las urnas "todos los escaños posibles" del total de 45 en liza, de los que 37 corresponden al Parlamento, seis al Senado y otros dos a asambleas regionales.

Acompañada de sus más veteranos lugartenientes, Suu Kyi apuntó que, aunque las "irregularidades van más allá de lo aceptable en unas elecciones democráticas", en la Liga Nacional por la Democracia "hay una firme determinación de ir hacia adelante porque es lo que quiere la gente que nos respalda".

La Nobel de la Paz criticó a la Comisión Electoral por ignorar "todas las irregularidades" denunciadas por su formación, incluidas las agresiones sufridas por candidatos a manos de supuestos seguidores del Partido para el Desarrollo y Solidaridad de la Unión. Ésta es una antigua milicia de la disuelta junta militar que sirvió de plataforma para constituir la agrupación política que gobierna el país.

"Las autoridades no han hecho el menor caso a todas nuestras denuncias", reiteró Nyan Win, portavoz y jefe de asuntos jurídicos de la formación opositora.

Suu Kyi indicó que eran "muchos" los casos de intimidación contra miembros o partidarios de la Liga Nacional por la Democracia e implicó en estos actos a "gente que desempeña cargos oficiales".

Un centenar de observadores

Por vez primera, el actual Gobierno que preside el ex general y otro ex primer ministro del anterior régimen militar, Thein Sein, ha permitido que las elecciones sean supervisadas por cerca de un centenar de observadores internacionales y abierto las puertas del país a una legión de periodistas extranjeros.

La principal activista de la oposición birmana, que ha vivido en cautividad 15 años de las últimas dos décadas, pidió a los equipos de observadores que investiguen las irregularidades e instó a la comunidad internacional a aguardar el dictamen de las urnas, para así sopesar si levanta las sanciones impuestas a Birmania en respuesta a las violaciones de los derechos humanos cometidos por el régimen anterior.

La Comisión Europea tiene previsto debatir el próximo abril si retira las sanciones al país asiático y la decisión está sujeta al nivel democrático de este proceso electoral, considerado simbólico ya que el partido gobernante tiene mayoría en el Legislativo.

Cita electoral

Esta cita electoral pondrá a prueba la popularidad de Suu Kyi y de la LND por vez primera desde que la primera ganara las elecciones de 1990 y cuyos resultados nunca fueron acatados por los generales que, en mayo del año pasado, se replegaron tras un Gobierno de aspecto civil.

Estas elecciones parciales persiguen completar los escaños vacantes del Legislativo elegido en los comicios que se celebraron en noviembre de 2010 y que el partido de Suu Kyi, por entonces bajo arresto domiciliario, boicoteó por considerar que la ley electoral era antidemocrática.

Suu Kyi dijo también que, en el caso de que consiga el escaño parlamentario por el que pugna, no planea aceptar un cargo en el Gobierno porque eso le obligaría a renunciar al acta de diputada, según establece la Constitución,

Además, apuntó Suu Kyi, "desconozco cuánto apoyo tiene el presidente Thein Sein de los militares para proseguir con las reformas democráticas".

La pasada semana el Gobierno aplazó la votación en tres circunscripciones electorales del estado Kachin, en el norte y colindante con China, por la inseguridad que causan los esporádicos enfrentamientos armados que libran el Ejército y la guerrilla étnica desde hace casi dos años.


-- wwwformy vía Ipad

No hay comentarios:

Publicar un comentario