13 oct. 2012

Cuando 99 años es poca condena





Una madre de Texas que adhirió con pegamento las manos de su hija de 2 años a una pared y la golpeó porque no aprendía a ir al baño fue sentenciada esta mañana a 99 años de prisión, dijo un recepcionista del departamento de registros del condado de Dallas.Elizabeth Escalona, ​​23 años, de Dallas se declaró culpable en julio de un cargo en primer grado de lesión a la niña, un crimen castigable donde sea con una pena entre libertad condicional y la vida en prisión.

El abogado de Escalona dijo que la sentencia dictada por un juez el viernes era excesiva y que se presentará la respectiva apelación, informó KTVT, afiliada de CNN.
Jocelyn Cedillo, hija de Escalona iba a cumplir tres años en septiembre de 2011 cuando su madre usó un poderoso adhesivo para pegarle las manos en la pared y la golpeó debido a que no aprendía el entrenamiento para hacer sus necesidades fisiológicas, dijeron las autoridades. Otros tres niños de Escalona, quien estaba embarazada en ese momento, fueron testigos de los abusos, según la vocera de la oficina del fiscal del condado de Dallas, Debbie Denmon.
La niña se orinó sobre la madre durante la terrible experiencia, y entonces fue golpeada en la cabeza y recibió patadas en la ingle, entre otras formas de abuso, dijo Denmon.
Oefelia Escalona, ​​madre de la acusada, testificó durante la sentencia de su hija esta semana y dijo que ella encontró a la niña y la llevó a un hospital. Una vez que Jocelyn estaba allí, las autoridades médicas notaron contusiones graves en la cara y la cabeza, así como una lesión cerebral grave que la llevó a estar temporalmente en estado de coma.
En los procedimientos judiciales de esta semana, los fiscales mostraron imágenes de las manos de Jocelyn y magulladuras en su cuerpo y la frente.
"El panorama era aterrador", dijo el lunes la Dra. Amy Barton, una pediatra de abuso de menores en el Centro Médico Infantil de Dallas, conteniendo las lágrimas. "Veo un montón de niños, y este es uno de los casos más impactantes que he visto".
Elizabeth Escalona pidió clemencia durante la audiencia de sentencia esta semana, diciendo que ella se comportó como un monstruo, pero merecía una segunda oportunidad, informó KTVT. Su madre le pidió al juez que le otorgara la libertad condicional, de acuerdo con KTVT.
Antes de este incidente, Elizabeth Escalona había sido investigada por los Servicios de Protección de Niños de Texas, pero nunca fue arrestada o acusada, dijo Denmon.
La agencia de bienestar infantil puso a todos sus hijos bajo custodia después de que Jocelyn fue llevado al hospital. Los cinco, incluyendo a Jocelyn, están ahora con su abuela, Oefelia Escalona.
Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario