22 oct. 2012

El BCE decide comprar deuda y el Euro sube


PANORAMA INTERNACIONAL - Finalmente, y en medio de fuertes expectativas, el BCE informó el jueves pasado que había decidido mantener sus tasas de interés en el 0,75% anual y en la rueda de prensa confirmó que comprará deuda de los países con problemas, tal y como se esperaba. Eso sí, la compra la llevará a cabo bajo "estrictas condiciones" económicas y presupuestarias, de manera que si los países con problemas piden el rescate y cumplen, el BCE saldrá en su ayuda.  


El presidente del ente monetario, Mario Draghi, puso en marcha así el programa de compra de bonos soberanos, cuyas emisiones tendrán vencimiento entre uno y tres años, con el objetivo de reducir los costos de financiación de los países de la eurozona con mayores problemas. Otra de las características de este nuevo programa, que sustituye por completo al anterior, es que será "totalmente esterilizado" para eliminar cualquier tipo de tensiones inflacionistas, debiendo por ello el BCE retirar del mercado todo el dinero que destine a comprar deuda. Asimismo, Draghi aseguró que el FMI va colaborar para que los países que reciban la ayuda cumplan con lo pactado. 

Por otra parte, la nueva versión de compra de deuda se realizará en cualquier tipo de divisa y servirá, además, de "barrera completamente efectiva para prevenir escenarios potencialmente destructivos", pretendiendo terminar con la distorsión que viven los mercados de bonos en los últimos meses y las dudas "infundadas" de los inversores sobre la irreversibilidad del euro. 

El BCE dió a conocer el viernes sus nuevas proyecciones macroeconómicas de crecimiento e inflación en eurozona y tras advertir que la inflación debe volver a bajar del 2% en 2013, anunció que se prevé que el crecimiento económico siga débil. Sin embargo, algunos analistas aseguraron que la insistencia del  BCE en que se apliquen estrictas condiciones a cualquier solicitud futura de rescate haría que España, que ya está imponiendo un estricto programa de austeridad con el objetivo de cumplir con las metas presupuestarias fijadas por la UE, se muestre reacia a solicitar rescates adicionales. 

Mientras, en los Estados Unidos siguen las dudas sobre el futuro político y los recientes datos sobre su economía no resultaron nada alentadores. Para colmo, el más débil resultó el del empleo, publicado el viernes y que mostró en agosto una creación de nuevos puestos de trabajo mucho menor a lo esperado, facilitándole a la Fed el mejor argumento para que anuncie nuevas medidas de estímulo monetario en su reunión de mañana martes. Y todo lo ocurrido en la UE repercutió fuertemente en los mercados y, especialmente, acentuó la mejora del euro, que en las dos últimas jornadas tuvo un recorrido alcista marcando máximos en las figuras de 1,26, 1,27 y 1,28. Al cierre del  viernes la moneda unica cotizaba en el mercado de  New York a 1,2820 dolares

No hay comentarios:

Publicar un comentario