11 oct. 2012

El consulado de EEUU en Bengasi donde murió el embajador era una base de la CIA

El consulado de EEUU en la ciudad libia de Bengasi, en el que fue asesinado hace exactamente un mes el embajador de ese país, Chris Stephens, tenía una base de la CIA con una al menos siete agentes de los servicios de espionaje estadounidenses. Así lo desveló este miércoles la oposición republicana, en un rocambolesco circo político destinado a explotar la ineficacia de las medidas de seguridad del edificio diplomático y que fue retransmitido en directo por la televisión.
El espectáculo alcanzó niveles preocupantes para la seguridad de EEUU, porque en medio del debate los republicanos no descartaron que el edificio siga siendo operado por la CIA, lo que es tanto como ponerle una diana e invitar a los terroristas de todo Oriente Próximo a que le tiren con todo lo que tengan a mano.

Todo tuvo lugar durante una sesión especial del Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes sobre el atentado. El hecho de que el Comité se reuniera en plena campaña electoral deja pocas dudas acerca de su carácter político, destinado a causar el mayor daño posible al Departamento de Estado y a su máxima responsable, Hillary Clinton, posible presidenciable en 2016.

El espectáculo comenzó cuando uno de los funcionarios del Departamento de Estado comentaba una foto sobre el atentado. "¡Orden, orden!" gritó el representante republicano de Utah Jason Chaffetz."Estamos entrando en materias clasificadas", añadió.

La foto no sólo no era clasificada, sino que procedía de un satélite comercial. Pero, mejorando lo presente, el correligionario de Chaffetz, Darrell Issa, continuó: "En esta sala no vamos a dar detalles de lo que puede ser una instalación del Gobierno de Estados Unidos". Por si no era suficiente, según explica Dana Bash en 'The Washington Post', los legisladores explicaron que en el edificio anejo al Consulado de EEUU, donde fue muerto Stephens, había un equipo de siete personas que formaban "una fuerza de respuesta rápida" y que, según el propio Issa aclaró, no es el FBI.
Diferentes versiones

'Blanco y en botella', que dirían popularmente en España. Así que la CIA estaba —o, tal vez, está— operando en el mismo complejoamurallado de edificios en el que está el Consulado de EEUU en Bengasi.

El show del Congreso constituye la última debacle informativa de EEUU en el asesinato de Stephens. Primero, el Departamento de Estado dijo que el ataque se había producido durante una manifestación contra el vídeo 'La inocencia de los musulmanes', que pone a Mahoma de asesino para arriba. Después, que además de Stephens habían muerto dos soldados de la Infantería de Marina (los 'marines') que habían sido atacados con lanzagranadas cuando trataban de rescatar a los diplomáticos estadounidenses.

Pero, el mismo día del ataque, el Gobierno de Obama presentó otra versión que revelaba una batalla de horas entre una fuerza muy profesional y los guardias del complejo. Poco después, dijo que los dos muertos no eran 'marines', sino ex miembros de los Navy SEAL (la fuerza de la Marina que mató a Bin Laden) que trabajaban como contratistas de seguridad para una empresa privada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario