12 oct. 2012

Susto para el jefe de las Fuerzas Armadas de EE.UU. en Afganistán

Grupos rebeldes talibanes atacaron anoche con dos misiles la base estadounidense de Bagram en Afganistán y dañaron seriamente el avión del jefe del Estado Mayor norteamericano, Martin Dempsey, que se encuentra de visita en el lugar.

El funcionario se salvó porque ya había descendido de la nave y se encontraba en su habitación. Sin embargo dos miembros de su tripulación sufrieron heridas de distinto tipo cuando las esquirlas de la explosión alcanzaron el avión.

A los pocos minutos del atentado el jefe del Estado Mayor abandonó Afganistán en un avión de reemplazo. Bagram es la principal base norteamericana en Afganistán y allí están destacados varios miles de soldados.

Los talibanes atacan a menudo con proyectiles las bases estadounidenses, pero por lo general los misiles son de mala calidad y sin dirección, por lo que suelen fallar en su blanco.

Dempsey viajó a Kabul el lunes después de que se produjeran varios ataques de afganos uniformados contra soldados extranjeros. Allí se reunió con el comandante de la ISAF, John Allen, y con el jefe del Ejército afgano, Mohammad Sher Karimi. Luego se trasladó a Bagram.

En total murieron en las últimas dos semanas diez soldados estadounidenses en este tipo de ataques. Desde principios de año las Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, bajo comando de la OTAN) perdió 40 hombres en 32 agresiones de afganos con uniforme del ejército o la policía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario