10 oct. 2012

Crónica de la fuga de un cadáver




Un perro camina cerca de la supuesta tumba de Heriberto Lazcano Lazcano, en Tezontle. / Alexandre Meneghini (AP)

Lo que debía ser uno de los grandes hitos del sexenio del presidente mexicano Felipe Calderón se ha convertido en una historia de absurdos y dudas, en la que, a cada paso, las autoridades no hacen sino alimentar el ávido apetito de los mexicanos, cultivado de tiempo atrás, por las teorías de la conspiración.

¿Heriberto Lazcano Lazcano, el líder de los Zetas, el cartel más violento de México murió el domingo, abatido por una patrulla de elementos de la Marina de México, en un ignoto poblado de apenas 4.000 habitantes, llamado paradójicamente Progreso? La respuesta depende de cuánto esté cada uno a separar del mensaje fundamental, la muerte de un enemigo público, del exuberante caos de comunicación del Gobierno de Calderón.

Es la historia de un éxito accidental que alguien echó a perder por no quererlo contar tal y como fue. Esto es lo que es posible reconstruir 72 horas después. La historia comienza el domingo. Un hombre (que más tarde sería identificado como Lazcano), acompañado por al menos una persona, miraba un juego de béisbol en un desvencijado campo en Progreso, Coahuila, a 200 kilómetros de la frontera con Tejas. El sujeto fue sorprendido por una unidad de la Marina de México, que suele patrullar por ahí, a cientos de kilómetros de una costa. Habían recibido una denuncia anónima sobre la presencia de tipos armados en la zona. Junto con su acompañante, el desconocido intentó escapar y atacó a los marinos con armas de grueso calibre. Murieron los dos.

Los marinos avisaron a la policía local, para que alguien recogiera los cadáveres de acuerdo con los protocolos legales. Los cuerpos fueron llevados a una funeraria convertida en la morgue de las autoridades, porque en Progreso nada hace honor a su nombre. Les tomaron las huellas dactilares y les hicieron fotografías. Pasada la medianoche, 12 horas después del enfrentamiento, un grupo de armados encapuchados llegó al sitio. El encargado del negocio es forzado a llevar los cadáveres a un sitio no revelado. Horas después, a las ocho de la mañana del lunes, ese buen hombre notifica —suponemos que muerto de miedo— que los cuerpos ya no estaban en su propiedad.

El robo de los cuerpos comenzó a alimentar las dudas sobre su identidad. Después de que se cotejaran las huellas dactilares y las fotografías, el Gobierno mexicano se dio cuenta de que había matado a uno de los criminales más buscados de México, incluso reclamado por Estados Unidos: el líder de los Zetas.

Y aquí comienza el enredo informativo. La Marina informó la noche de ese lunes que había “fuertes indicios” de que había matado a Lazcano Lazcano y a otro hombre. Nada se dijo de que ya no tenía los cadáveres. Los “fuertes indicios” fueron el principio del desastre. A primera hora del martes, la prensa mexicana se dio cuenta de que el cuerpo había sido robado, lo que el Gobierno confirmó poco después. Entonces, el mismo martes, la Marina difundió fotografías del cuerpo que presuntamente pertenecía a Lazcano. En su comunicado, también informa de que la estatura del capo, según su ficha, era de 1,60 metros. El problema es que la ficha de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, la DEA, dice que el narcotraficante medía 1,76 metros. Ayer, entonces, un portavoz de la Marina ha dicho que el cuerpo medía 1,80 metros. Tres contradictorios datos oficiales sobre alguien que fue siete años miembro del Ejército Mexicano, que debería tener una ficha llena de señas particulares más que pulida. La Marina dio más datos: que además del coche de Lazcano en el enfrentamiento estuvo involucrado otro vehículo y que los hombres estaban acompañados por una o dos personas más. En una entrevista con W Radio, el portavoz de la Marina dijo que una persona había sido detenida, dato que había sido publicado antes por el diario 24 horas, pero en otra charla dijo que solo sabían que otro individuo se había fugado.

No es la primera vez que la Marina se enfrenta a un lío así. En junio pasado, presentó con bombo y platillo a un hombre como el hijo del poderoso líder del cartel de Sinaloa, Joaquín Loera Guzmán El Chapo. Resultó que no era él.

Fuente





No hay comentarios:

Publicar un comentario